viernes, 7 de febrero de 2014

Goy Ogalde: Envasado en origen

Artículo publicado en Diario Zeta (30/01/2014)

El ex Karamelo Santo presenta "Soy Cuyano", un disco que recoge cuecas y tonadas de su Mendoza natal.


Por Matías De Rose



     En un antiguo caserón de La Boca, Guillermo “Goy” Ogalde instaló El Cangrejo Records, el estudio que levantó hace unos quince años, cuando se trasladó de su Mendoza natal a la complicada Buenos Aires. Allí produjo buena parte del
Goy "Karamelo" Foto: archivo

material de Karamelo Santo, la banda que fundó y de la cual se apartó hace tiempo. Allí grabó también su últi­mo disco solista, Soy Cuyano. A diferencia del caos de las demás habitaciones, el cuarto de los instrumentos y paneles de sonido están cuidadosamente acomoda­dos. Una wiphala –la bandera de los pueblos origina­rios andinos– marca como una declaración de principios su territorio. Antes de comenzar la charla, Goy clickea y muestra sus nuevas canciones: “Esto es una cueca mendocina; acá la mezclé con un poco de reggae, pero con swing; esta guitarra suena bien al frente, le da un clima desértico”. Soy Cuyano tiene una iden­tidad regional evidente desde el título. Goy dice que era “una deuda de vida”, una promesa que tiene con su propia infancia, su abuela y sus raí­ces huarpes.
-¿A qué se debe esta mutación artística?
"Con Karamelo Santo ya ve­nía probando folklore pero sin el rigor tradicional. En la zona de Cuyo siguen manteniendo su gusto por la tradición y yo estaba quemado por lo conserva­dor. El proceso militar utilizó al folklore cuyano como herramienta de propaganda, un reperto­rio de cuecas de milicos, de la virgen, y nunca nada del indio y de nuestra gente. Así que este disco formará par­te de un pilar de cosas nuevas".


En su estudio El Kangrejo records
-Es tu primer disco solista…
"Sí, y además creo que va a haber una segunda parte. Previo a la salida del disco me hablaron artistas de fo­lklore que quieren trabajar conmigo. Quizá en la segun­da parte matice con gente como Bruno Arias, el ‘Raly’ Barrionuevo o ‘Duende’ Garnica, que son personas con las que comparto farras en la noche porteña".
-Te alejaste de Karamelo por diferencias con el management y el contenido artístico. ¿Cómo es tu laburo ahora que no dependés de intermedia­rios?
"Soy independiente, libre. Hago lo que quiero, y me parece bien. No es que no quiera tocar para determinados sectores. Si la gente ‘K’ me llama para tocar, voy y les cobro lo mis­mo que Fito Páez. Obviamen­te nadie me llama por esa pla­ta, por eso es que sigo tocando en los mismos lugares de siem­pre. En un principio el kirch­nerismo me pareció un ca­mino viable, pero se metió el menemismo y le copó la pa­rada la derecha, entonces ya no estoy ahí. Mi única mili­tancia son los pueblos ori­ginarios. Tienen la única solución salvadora de la sociedad, desde su cos­movisión hasta su tra­bajo comunal, social y revolucionario".

. . .

En vidriera:

Gaspar OM hace Killombo




Arte de tapa Killombo
Killombo es el nombre de su nuevo y primer disco solista tras un largo recorrido con Los Umbanda. “Elegí ese nombre porque es una poderosa palabra que todos decimos muchas veces, todos los días”, reconoce Gaspar Om. “Además” -continúa- “tiene significados diversos y en algunos casos muy fuertes. Por ejemplo, en África significa ‘reunión de guerreros’; en Brasil los ‘quilombos’ eran los focos de resistencia de los esclavos en la época de la colonización. El disco salió en un momento personal de mi vida en que sacar un disco solista luego de tantos años de banda, es un quilombo”.
Este material, ejecutado y producido casi íntegramente por él, se oye más prolijo y apto para todo público que sus trabajos anteriores. Gaspar admite que siempre le costó clasificar su música. Con el reggae como espíritu, se permite deambular entre géneros como el dancehall, hip-hop, cumbia latintrópica y rock latino.
Luego de una gira por la provincia de Córdoba, presentó Killombo en Niceto Club, Groove y en Uniclub, donde lució sus nuevas canciones con The Surikats backing band en la Fiesta Clandestina. Participó en diciembre pasado del show de Manu Chao en el estadio de Ferro y en febrero hizo su primera gira por territorio mexicano.


. . .


La trilogía del Chávez
Brooklin Güiros es el tercer disco del Chávez
Brooklin Güiros es el tercer y último trabajo discográfico de Matías Chávez Méndez luego del reconocimiento obtenido por sus primeros dos cortes: Morón City Groove y Casanova Style. Según su mismo autor, este material cierra el círculo en muchos aspectos: “Siento una evolución gradual de disco a disco. Se fue puliendo el estilo y el concepto, y también se abrió el abanico hacia otras músicas y combinaciones. El cuadro hoy es más rico y profundo: si bien ya en el primer material había canciones más experimentales, ahora percibo todo más cerrado y certero. Por otro lado, el proyecto arrancó como solista y hoy funciona como banda, lo cual agrega otras miradas y elementos.

            “Mi apuesta es hacer música que sea a la vez bailable, moderna, popular y refinada”, considera. Ya estrenó el videoclip de su corte de presentación, “El Subidón”, y se espera para este mes el lanzamiento del disco físico -por ahora sólo disponible on-line-. "El Chávez" opina entusiasmado que las repercusiones fueron “cien por ciento positivas”: “Siento que hicimos un disco hermoso y que al que lo escucha le llega la magia que pudimos plasmar. Mi intención es hacer la música que tengo en la cabeza; plasmarla lo mejor que pueda y bajarla al mundo”.


            Las próximas presentaciones del Chávez serán todas en el conurbano bonaerense y planeasu regreso a Chile y México para seguir sembrando y presentando su flamante material. 

1 comentario:

  1. ¡Excelente nota,excelente artista! Lo más representativo de nuestra querida y natal Mendoza.

    ResponderEliminar

Opinar